ArticleID: 530 - 10/2015

Wakesurf

Este deporte, el primero que empezó a practicarse detrás de un barco, nos da la sensación de surfear una ola interminable.
Lo que se necesita para empezar es una tabla específica de wake surf y una cuerda especial más gruesa que la de wakeboard, puesto que habrá que usarla para desplazarnos hasta el “punto dulce❠de la estela. Respecto al barco, debe darnos la ola suficiente para ser arrastrados.  Nunca debe hacerse wake surf detrás de una lancha fueraborda o intra-fuera borda, por la exposición a la hélice. Sólo debe hacerse con lanchas intraborda de eje. Se requiere además lastre adicional en el lado del barco en el que se va a surfear.
Se empieza de espaldas en el agua, con los pies en el borde de la tabla, con los dedos apuntando hacia arriba y la tabla plana sobre el agua y perpendicular al barco. Los pies deben tener la separación aproximada de los hombros.
Cuando el barco empieza a acelerar (muy suavemente) y la cuerda se tensa, debe hacerse presión con los talones en la tabla lo que hará que la tabla se incline y se apoye totalmente en los pies. No deben bajarse los pies para alcanzar la tabla.
Una vez que la tabla está pegada a los pies, deben mantenerse los brazos estirados y rectos enfrente del cuerpo y las rodillas deben seguir pegadas al pecho. Debe mantenerse esa postura durante unos pocos segundos hasta que la tabla empieza a planear y hemos salido del agua. En ese momento deben estirarse la piernas, manteniendo las rodillas ligeramente dobladas.
A continuación, cantear la tabla para salir de la estela del barco, hacia el lado de la ola que se quiere surfear. Lo normal si se lleva el pie izquierdo delante es utilizar la estela de la izquierda y con el pie derecho delante, la parte derecha.
Ya fuera de la estela será más fácil coger bien el equilibrio y ajustar la posición de los pies. En función del lado de la estela que se use y el pie que se lleve delante, habrá que ajustar la posición para que los dedos de los pies, si se está en la parte izquierda, o lo talones si se está en la parte derecha, se sitúen más cerca del canto de la tabla más cercano a la estela. Esto permitirá conservar el canteo de la tabla, necesario para mantener la posición, de manera más natural.
El siguiente paso es, lentamente, cantear hacia la estela, hasta encontrar el punto dulce. Este punto, es la parte de la estela que genera la energía suficiente para mantener constante el movimiento hacia delante de la tabla. Cuanto más lejos del baro nos encontramos, más difícil resultará.
Aplicando peso en el pie delantero, la tabla acelerará y se moverá hacia el barco. Para frenar, habrá que aplicar peso en el pie trasero. Es fundamental practicar esto, puesto que todo en el wake surf está basado en el control de la velocidad mediante los cambios de peso.
Una vez tenemos lo anterior controlado, con la cuerda agarrada con la mano delantera, notaremos que ésta empieza a aflojarse. Debe evitarse la tentación de soltar inmediatamente la cuerda e intentar practicar el control de velocidad con la cuerda agarrada aunque floja. También debe evitarse el enrollar la cuerda en la mano o entre las piernas. En caso de que nos alejemos en exceso del barco y se pierda empuje, puede usarse la cuerda, como último recurso, para recuperar la posición hasta alcanzar de nuevo el “punto dulce”.
Cuando sea posible surfear durante unos minutos con la cuerda totalmente destensada, es el momento de soltar la cuerda. Al principio no debe intentarse lanzar la cuerda al barco porque esto hace perder la concentración y probablemente también la ola. Para evitarlo, puede lanzarse la cuerda al otro lado de la estela y la gente del barco podrá recogerla sin problemas.


ArticleID: 530 - 10/2015

Wakesurf

Este deporte, el primero que empezó a practicarse detrás de un barco, nos da la sensación de surfear una ola interminable.
Lo que se necesita para empezar es una tabla específica de wake surf y una cuerda especial más gruesa que la de wakeboard, puesto que habrá que usarla para desplazarnos hasta el “punto dulce❠de la estela. Respecto al barco, debe darnos la ola suficiente para ser arrastrados.  Nunca debe hacerse wake surf detrás de una lancha fueraborda o intra-fuera borda, por la exposición a la hélice. Sólo debe hacerse con lanchas intraborda de eje. Se requiere además lastre adicional en el lado del barco en el que se va a surfear.
Se empieza de espaldas en el agua, con los pies en el borde de la tabla, con los dedos apuntando hacia arriba y la tabla plana sobre el agua y perpendicular al barco. Los pies deben tener la separación aproximada de los hombros.
Cuando el barco empieza a acelerar (muy suavemente) y la cuerda se tensa, debe hacerse presión con los talones en la tabla lo que hará que la tabla se incline y se apoye totalmente en los pies. No deben bajarse los pies para alcanzar la tabla.
Una vez que la tabla está pegada a los pies, deben mantenerse los brazos estirados y rectos enfrente del cuerpo y las rodillas deben seguir pegadas al pecho. Debe mantenerse esa postura durante unos pocos segundos hasta que la tabla empieza a planear y hemos salido del agua. En ese momento deben estirarse la piernas, manteniendo las rodillas ligeramente dobladas.
A continuación, cantear la tabla para salir de la estela del barco, hacia el lado de la ola que se quiere surfear. Lo normal si se lleva el pie izquierdo delante es utilizar la estela de la izquierda y con el pie derecho delante, la parte derecha.
Ya fuera de la estela será más fácil coger bien el equilibrio y ajustar la posición de los pies. En función del lado de la estela que se use y el pie que se lleve delante, habrá que ajustar la posición para que los dedos de los pies, si se está en la parte izquierda, o lo talones si se está en la parte derecha, se sitúen más cerca del canto de la tabla más cercano a la estela. Esto permitirá conservar el canteo de la tabla, necesario para mantener la posición, de manera más natural.
El siguiente paso es, lentamente, cantear hacia la estela, hasta encontrar el punto dulce. Este punto, es la parte de la estela que genera la energía suficiente para mantener constante el movimiento hacia delante de la tabla. Cuanto más lejos del baro nos encontramos, más difícil resultará.
Aplicando peso en el pie delantero, la tabla acelerará y se moverá hacia el barco. Para frenar, habrá que aplicar peso en el pie trasero. Es fundamental practicar esto, puesto que todo en el wake surf está basado en el control de la velocidad mediante los cambios de peso.
Una vez tenemos lo anterior controlado, con la cuerda agarrada con la mano delantera, notaremos que ésta empieza a aflojarse. Debe evitarse la tentación de soltar inmediatamente la cuerda e intentar practicar el control de velocidad con la cuerda agarrada aunque floja. También debe evitarse el enrollar la cuerda en la mano o entre las piernas. En caso de que nos alejemos en exceso del barco y se pierda empuje, puede usarse la cuerda, como último recurso, para recuperar la posición hasta alcanzar de nuevo el “punto dulce”.
Cuando sea posible surfear durante unos minutos con la cuerda totalmente destensada, es el momento de soltar la cuerda. Al principio no debe intentarse lanzar la cuerda al barco porque esto hace perder la concentración y probablemente también la ola. Para evitarlo, puede lanzarse la cuerda al otro lado de la estela y la gente del barco podrá recogerla sin problemas.


ArticleID: 530 - 10/2015

Wakesurf

Este deporte, el primero que empezó a practicarse detrás de un barco, nos da la sensación de surfear una ola interminable.
Lo que se necesita para empezar es una tabla específica de wake surf y una cuerda especial más gruesa que la de wakeboard, puesto que habrá que usarla para desplazarnos hasta el “punto dulce❠de la estela. Respecto al barco, debe darnos la ola suficiente para ser arrastrados.  Nunca debe hacerse wake surf detrás de una lancha fueraborda o intra-fuera borda, por la exposición a la hélice. Sólo debe hacerse con lanchas intraborda de eje. Se requiere además lastre adicional en el lado del barco en el que se va a surfear.
Se empieza de espaldas en el agua, con los pies en el borde de la tabla, con los dedos apuntando hacia arriba y la tabla plana sobre el agua y perpendicular al barco. Los pies deben tener la separación aproximada de los hombros.
Cuando el barco empieza a acelerar (muy suavemente) y la cuerda se tensa, debe hacerse presión con los talones en la tabla lo que hará que la tabla se incline y se apoye totalmente en los pies. No deben bajarse los pies para alcanzar la tabla.
Una vez que la tabla está pegada a los pies, deben mantenerse los brazos estirados y rectos enfrente del cuerpo y las rodillas deben seguir pegadas al pecho. Debe mantenerse esa postura durante unos pocos segundos hasta que la tabla empieza a planear y hemos salido del agua. En ese momento deben estirarse la piernas, manteniendo las rodillas ligeramente dobladas.
A continuación, cantear la tabla para salir de la estela del barco, hacia el lado de la ola que se quiere surfear. Lo normal si se lleva el pie izquierdo delante es utilizar la estela de la izquierda y con el pie derecho delante, la parte derecha.
Ya fuera de la estela será más fácil coger bien el equilibrio y ajustar la posición de los pies. En función del lado de la estela que se use y el pie que se lleve delante, habrá que ajustar la posición para que los dedos de los pies, si se está en la parte izquierda, o lo talones si se está en la parte derecha, se sitúen más cerca del canto de la tabla más cercano a la estela. Esto permitirá conservar el canteo de la tabla, necesario para mantener la posición, de manera más natural.
El siguiente paso es, lentamente, cantear hacia la estela, hasta encontrar el punto dulce. Este punto, es la parte de la estela que genera la energía suficiente para mantener constante el movimiento hacia delante de la tabla. Cuanto más lejos del baro nos encontramos, más difícil resultará.
Aplicando peso en el pie delantero, la tabla acelerará y se moverá hacia el barco. Para frenar, habrá que aplicar peso en el pie trasero. Es fundamental practicar esto, puesto que todo en el wake surf está basado en el control de la velocidad mediante los cambios de peso.
Una vez tenemos lo anterior controlado, con la cuerda agarrada con la mano delantera, notaremos que ésta empieza a aflojarse. Debe evitarse la tentación de soltar inmediatamente la cuerda e intentar practicar el control de velocidad con la cuerda agarrada aunque floja. También debe evitarse el enrollar la cuerda en la mano o entre las piernas. En caso de que nos alejemos en exceso del barco y se pierda empuje, puede usarse la cuerda, como último recurso, para recuperar la posición hasta alcanzar de nuevo el “punto dulce”.
Cuando sea posible surfear durante unos minutos con la cuerda totalmente destensada, es el momento de soltar la cuerda. Al principio no debe intentarse lanzar la cuerda al barco porque esto hace perder la concentración y probablemente también la ola. Para evitarlo, puede lanzarse la cuerda al otro lado de la estela y la gente del barco podrá recogerla sin problemas.


ArticleID: 530 - 10/2015

Wakesurf

Este deporte, el primero que empezó a practicarse detrás de un barco, nos da la sensación de surfear una ola interminable.
Lo que se necesita para empezar es una tabla específica de wake surf y una cuerda especial más gruesa que la de wakeboard, puesto que habrá que usarla para desplazarnos hasta el “punto dulce❠de la estela. Respecto al barco, debe darnos la ola suficiente para ser arrastrados.  Nunca debe hacerse wake surf detrás de una lancha fueraborda o intra-fuera borda, por la exposición a la hélice. Sólo debe hacerse con lanchas intraborda de eje. Se requiere además lastre adicional en el lado del barco en el que se va a surfear.
Se empieza de espaldas en el agua, con los pies en el borde de la tabla, con los dedos apuntando hacia arriba y la tabla plana sobre el agua y perpendicular al barco. Los pies deben tener la separación aproximada de los hombros.
Cuando el barco empieza a acelerar (muy suavemente) y la cuerda se tensa, debe hacerse presión con los talones en la tabla lo que hará que la tabla se incline y se apoye totalmente en los pies. No deben bajarse los pies para alcanzar la tabla.
Una vez que la tabla está pegada a los pies, deben mantenerse los brazos estirados y rectos enfrente del cuerpo y las rodillas deben seguir pegadas al pecho. Debe mantenerse esa postura durante unos pocos segundos hasta que la tabla empieza a planear y hemos salido del agua. En ese momento deben estirarse la piernas, manteniendo las rodillas ligeramente dobladas.
A continuación, cantear la tabla para salir de la estela del barco, hacia el lado de la ola que se quiere surfear. Lo normal si se lleva el pie izquierdo delante es utilizar la estela de la izquierda y con el pie derecho delante, la parte derecha.
Ya fuera de la estela será más fácil coger bien el equilibrio y ajustar la posición de los pies. En función del lado de la estela que se use y el pie que se lleve delante, habrá que ajustar la posición para que los dedos de los pies, si se está en la parte izquierda, o lo talones si se está en la parte derecha, se sitúen más cerca del canto de la tabla más cercano a la estela. Esto permitirá conservar el canteo de la tabla, necesario para mantener la posición, de manera más natural.
El siguiente paso es, lentamente, cantear hacia la estela, hasta encontrar el punto dulce. Este punto, es la parte de la estela que genera la energía suficiente para mantener constante el movimiento hacia delante de la tabla. Cuanto más lejos del baro nos encontramos, más difícil resultará.
Aplicando peso en el pie delantero, la tabla acelerará y se moverá hacia el barco. Para frenar, habrá que aplicar peso en el pie trasero. Es fundamental practicar esto, puesto que todo en el wake surf está basado en el control de la velocidad mediante los cambios de peso.
Una vez tenemos lo anterior controlado, con la cuerda agarrada con la mano delantera, notaremos que ésta empieza a aflojarse. Debe evitarse la tentación de soltar inmediatamente la cuerda e intentar practicar el control de velocidad con la cuerda agarrada aunque floja. También debe evitarse el enrollar la cuerda en la mano o entre las piernas. En caso de que nos alejemos en exceso del barco y se pierda empuje, puede usarse la cuerda, como último recurso, para recuperar la posición hasta alcanzar de nuevo el “punto dulce”.
Cuando sea posible surfear durante unos minutos con la cuerda totalmente destensada, es el momento de soltar la cuerda. Al principio no debe intentarse lanzar la cuerda al barco porque esto hace perder la concentración y probablemente también la ola. Para evitarlo, puede lanzarse la cuerda al otro lado de la estela y la gente del barco podrá recogerla sin problemas.


ArticleID: 530 - 10/2015

Wakesurf

Este deporte, el primero que empezó a practicarse detrás de un barco, nos da la sensación de surfear una ola interminable.
Lo que se necesita para empezar es una tabla específica de wake surf y una cuerda especial más gruesa que la de wakeboard, puesto que habrá que usarla para desplazarnos hasta el “punto dulce❠de la estela. Respecto al barco, debe darnos la ola suficiente para ser arrastrados.  Nunca debe hacerse wake surf detrás de una lancha fueraborda o intra-fuera borda, por la exposición a la hélice. Sólo debe hacerse con lanchas intraborda de eje. Se requiere además lastre adicional en el lado del barco en el que se va a surfear.
Se empieza de espaldas en el agua, con los pies en el borde de la tabla, con los dedos apuntando hacia arriba y la tabla plana sobre el agua y perpendicular al barco. Los pies deben tener la separación aproximada de los hombros.
Cuando el barco empieza a acelerar (muy suavemente) y la cuerda se tensa, debe hacerse presión con los talones en la tabla lo que hará que la tabla se incline y se apoye totalmente en los pies. No deben bajarse los pies para alcanzar la tabla.
Una vez que la tabla está pegada a los pies, deben mantenerse los brazos estirados y rectos enfrente del cuerpo y las rodillas deben seguir pegadas al pecho. Debe mantenerse esa postura durante unos pocos segundos hasta que la tabla empieza a planear y hemos salido del agua. En ese momento deben estirarse la piernas, manteniendo las rodillas ligeramente dobladas.
A continuación, cantear la tabla para salir de la estela del barco, hacia el lado de la ola que se quiere surfear. Lo normal si se lleva el pie izquierdo delante es utilizar la estela de la izquierda y con el pie derecho delante, la parte derecha.
Ya fuera de la estela será más fácil coger bien el equilibrio y ajustar la posición de los pies. En función del lado de la estela que se use y el pie que se lleve delante, habrá que ajustar la posición para que los dedos de los pies, si se está en la parte izquierda, o lo talones si se está en la parte derecha, se sitúen más cerca del canto de la tabla más cercano a la estela. Esto permitirá conservar el canteo de la tabla, necesario para mantener la posición, de manera más natural.
El siguiente paso es, lentamente, cantear hacia la estela, hasta encontrar el punto dulce. Este punto, es la parte de la estela que genera la energía suficiente para mantener constante el movimiento hacia delante de la tabla. Cuanto más lejos del baro nos encontramos, más difícil resultará.
Aplicando peso en el pie delantero, la tabla acelerará y se moverá hacia el barco. Para frenar, habrá que aplicar peso en el pie trasero. Es fundamental practicar esto, puesto que todo en el wake surf está basado en el control de la velocidad mediante los cambios de peso.
Una vez tenemos lo anterior controlado, con la cuerda agarrada con la mano delantera, notaremos que ésta empieza a aflojarse. Debe evitarse la tentación de soltar inmediatamente la cuerda e intentar practicar el control de velocidad con la cuerda agarrada aunque floja. También debe evitarse el enrollar la cuerda en la mano o entre las piernas. En caso de que nos alejemos en exceso del barco y se pierda empuje, puede usarse la cuerda, como último recurso, para recuperar la posición hasta alcanzar de nuevo el “punto dulce”.
Cuando sea posible surfear durante unos minutos con la cuerda totalmente destensada, es el momento de soltar la cuerda. Al principio no debe intentarse lanzar la cuerda al barco porque esto hace perder la concentración y probablemente también la ola. Para evitarlo, puede lanzarse la cuerda al otro lado de la estela y la gente del barco podrá recogerla sin problemas.